Preámbulo

•24 noviembre 2014 • Dejar un comentario

13 mayo 2008 0:45 am

Miles de conciencias movilizadas por Ayotzinapa iluminan la dignidad nacional

•6 noviembre 2014 • Dejar un comentario

*Crónica

Por Quetzalcoatl g. Fontanot | Centro Prodh

2014-11-06_01-35-55

Imagen: QgF

1 2 3

México, DF, 5 de noviembre. Son las 4 de la tarde. Cae un quemante sol otoñal sobre la ciudad de México que vive un 5 de noviembre tan inusual como las movilizaciones que pusieron en riesgo el triunfo de EPN en 2012. Tan espontáneo. Mientras me aproximo a participar y testimoniar fotográficamente este trayecto, hago un recuento mental del momento que vive México hoy.

“No estamos todos. Nos faltan 43…”

Imagen: QgF

Al pasar por el Ángel un grupo de jóvenes cubren su rostro con paliacates en una guardia expectante. Paradójicamente todas las banderas nacionales que hay en la marcha son negras en señal de un luto que describe el sombrío momento que vive nuestro país. Recuerdo las informaciones recientes del Economist, del New Yorker, del Guardian. La crisis del “Mexican Moment”.

A lo largo de Paseo de la Reforma, transmutado en termómetro capitalino de nuestra indignación, las personas y los contingentes se empiezan a concentrar, a un costado de Chapultepec; en tanto las calles empiezan a ser cerradas por una diligente policía que hace poco más de un año reprimía desproporcionadamente a quien osara manifestarse o documentar los hechos.

4 5 6 7 8 9 10

2014-11-06_00-24-51

Imagen: Manuela Arancibia

Es 5 de Noviembre. Día de Guy Fakes (Guido, le dijo Hernández Navarro). En la popularmente renombrada Suavicrema una multitud espera la marcha encabezada por los compañeros y familiares de los 43 desaparecidos. Ellos se aproximan como un destello, con paso firme y decidido que contrasta con la lentitud oficial para reaccionar ante unas desapariciones que se han vuelto emblemáticas por la ineficacia e impunidad con que el Estado mexicano la ha abordado. El contingente va precedido por una mezcla de periodistas y activistas civiles que cubren desde diversos ángulos la vanguardia de la marcha.

Urgente urgente
que renuncie el presidente.

2014-11-06_00-11-31

Imagen: Manuela Arancibia

En dirección al Zócalo capitalino el Paseo de la Reforma, comienza a vaciarse de autos para dar paso a la indignación de un pueblo que intuye que no habrá muchas oportunidades mas. El contingente se vuelve muchedumbre. Un grupo de chicas se toman una selfie para mostrar su participación en la marcha. Un joven con mascara de calavera, sentencia: vengo por los narcopolíticos. Otros realizan acciones escénicas.

11 12 13 14 15 16 17 18 19 20

La marcha está compuesta por una gran cantidad de contingentes, pero también de muchos civiles que se fundieron en un flujo humano que tardó dos horas en terminar de pasar por el Ángel. Ese tramo de 5.4 Km fue copado por miles de personas. Muchas más que las 7 mil o 20 mil estimadas por las fuentes oficiales, pero quizá algunas menos que los 120 mil anunciados por algunos convocantes. Seguir leyendo ‘Miles de conciencias movilizadas por Ayotzinapa iluminan la dignidad nacional’

¿Rumbo a un nuevo oscurantismo?

•23 enero 2012 • Dejar un comentario

SOPA

El cierre del portal Megaupload por parte del FBI generó en muchos la duda más natural: ¿qué es megaupload? Pues se trata de una de las principales páginas de almacenamiento de archivos para su intercambio y, sin duda, una de las más populares. Quizá hayan escuchado de sitios como Cuevana o series Yonkis (de quien se dice que el Estado español está por emprender una causa similar a la de Megaupload) en los que los usuarios pueden almacenar archivos para luego compartirlos libre o privadamente.  Pues bien, Megaupload era uno de los principales servicios de almacenamiento para una gran cantidad de materiales subidos en la red de manera libre.

La semana pasada, el departamento de justicia de Estados Unidos inició “uno de los casos criminales de derechos de autor más grandes que han sido entablados por Estados Unidos”. El FBI cerró este sitio, parcialmente gratuito. En opinión de un abogado (David Bravo) citado por a BBC: “en realidad lo que se pretende es pasear una cabeza por la plaza del pueblo como aviso a navegantes. Bien sabe el poder que el garrote no llega tan lejos como el miedo al garrote”.

Gen Beta, un portal especializado en informática, pone el dedo en la llaga al pensar en otro tipo de posibilidades: reconoce que “desde luego muchas personas basan una parte importante de su ocio en las descargas desde Megaupload; pero otras personas tal vez lo hubieran elegido como servidor para realizar una copia de seguridad”.

¿Es válido que los intereses de los grandes corporativos priven sobre el bienestar de las personas? Uno podría preguntarse eso si tuvo claro que, a través de este portal, fueron intercambiados y quizá respaldados grandes cantidades de información de personas de manera gratuita. Queda claro, entonces, que la orientación de este tipo de medidas es proteger a entidades por sobre personas. ¿Ese es el tipo de red que queremos? ¿Será que vamos retrocediendo más y más, en lugar de avanzar? ¿será que les contaremos a nuestros nietos de la época de oro, cuando podías compartir contenidos en detrimento de las descomunales ganancias de las industrias de medios? ¿Será que los ordenadores se vuelven demodés?

Por lo pronto, el fenómeno Anoynimus ya ha desatado ataques contra el Gobierno de Estados Unidos y los corporativos de medios como Universal. En la memoria reciente de muchos de los anon está el affaire wikilieaks, donde  Bradley Manning, el soldado que filtró la mayor parte de los archivos podría ser condenado a cadena perpetua.

El verdadero impacto, vuelve a señalar Gen beta, se dará en el respaldo de información, probablemente. “El almacenamiento local parecía empezar a estar pasado de moda, pero muchos, después de esta noticia, igual dan un paso hacia atrás”, refiriendose a quienes empezaban a usar sitios como Drop box (otro sitio para almacenar archivos en línea) o quienes reproduzcan contenido no pagado en la red.

No olvidemos que existe una importante tendencia a generar acuerdos multilaterales de control de contenidos, como la aparentemente fallida ACTA (en la que México estuvo muy involucrado), o la SOPA, proceso  legislativo estadounidense que generó en estos días un apagón en protesta por la discusión de dicho ordenamiento, que otorga a los grandes corporativos  el monopolio no sólo en televisión y radio, como ocurre actualmente.

En México está la llamada Ley Döring, presentada por el senador del mismo nombre, por medio de la cual la confidencialidad de la información en línea podría ser vulnerada en caso de considerarse que existan intereses mercantiles. Ello quiere decir que si consideran que el contenido que descargaste es ilegal, podrían cancelar tu  conexión a internet. A diferencia de otros sistemas similares como la Ley HADOPI en Francia, la ley Döring no cuenta con “tres Strikes”, sino que se multa a la persona titular de la conexión a la primera.

La pregunta parece ser, entonces: ¿es éste es el principio de un oscurantismo decimonónico, medieval, cavernario? No lo sabemos, pero ciertamente deberíamos pensárnoslo muy bien porque está pasando en nuestras narices.


Pandemia de influenza: ¿Somos los mexicanos culpables?

•23 agosto 2009 • Dejar un comentario

La situación actual, emblemática de los retos que el siglo XXI depara a los derechos humano

Pandemia de influenza: ¿Somos los mexicanos culpables?

Cómo de pronto nuestra vida se convirtió en una pelic serie b

La mañana del miércoles 22 de abril, como todos los días, abrí en mi navegador web los principales medios periodísticos mexicanos. El catálogo de encabezados incuía noticias como la disolución de un grupo civil que buscaba la distención entre una de las principales guerrillas y el gobierno, así como la aparición junto a dos militares ejecutados de un narcomensaje que, según El Universal, señalaba “Ni gobierno ni sacerdotes van a poder con El Chapo”. En un país con un promedio de 18 ejecuciones diarias relacionadas con el crimen organizado parecían exageradas las 8 columnas del periódico Reforma que consignaban: “Golpea influenza al DF”. El diario reportaba que tan sólo el fin de semana del 18 y 19 de abril habían fallecido 5 personas en hospitales del DF. Ese fue el principio de una historia cuyo final aún ni siquiera intuimos.

Seguir leyendo ‘Pandemia de influenza: ¿Somos los mexicanos culpables?’

Y cuando desperté, el dinosaurio era yo…

•1 junio 2008 • Dejar un comentario

Y cuando desperté, el dinosaurio era yo

Al principio todo eran mañanas azules y mediodías radiantes. Aunque en las calles sólo se percibía un cierto pasmo, una claridosa incredulidad, todos andaban como contentos de que por fin las cosas hubieran cambiado. El 3 de Julio por la mañana más de uno caminaba con la cara larga y sorpresada de que, a pesar de la llegada del Gran Cambio, tuviese, igual que siempre, que pararse a las 5:00 de la mañana para ir a chambear. Se acabaron los tiempos de las multitudes. Hoy celebramos, que mañana hay mucho trabajo, me acuerdo de Jhon Infante la noche del nacimiento de su poder. Y la mañana azul azul azul. Silenciosa y chicha como la calma que ya nunca se va. La calma de la indolencia. La capacidad de olvidarse del olvido hasta que el olvido, empecinado en la necedad de olvidarse, es lo único que no se puede olvidar. Ubicua desesperanza que es la única esperanza.

Así anduvimos los primeros días casi sin darnos cuenta de lo que había pasado por causa de su propia magnitud. ¿Dónde había quedado la cultura del Fraude, el padre desalmado y las amenazas de la Guera Rodríguez Alcaine? ¿Dónde el 88 y el 97? ¿Dónde el recuerdo de Tlatelolco y Heberto Castillo? ¿Dónde el error de Diciembre y el hijo de Fox que estudia en el nostalgorejico Dublín?

Pero una noche, al llegar al fraccionamiento en el que vivo, la piel se me enchinó al mirar la lista negra del pago del mantenimiento: Junto a los nombres de los incumplidos, una frase me puso, de súbito, contra el filo de la realidad: La solución somos todos, decía. Era algo tan ingenuo como sospechoso. Caminé rumbo a la casa agazapado y a la espera de que cualquier persona me dijese de pronto: Arriba y adelante. Entré casi corriendo a mi casa temeroso de algún intento de Renovación moral. De inmediato me metí a la cama y trate, infructuosamente, de dormir durante horas sin poderlo conseguir.

Al principio fue difícil pero soportable. Más tarde fue verdaderamente terrorífico. Sin pensarlo comencé a contar ovejas y cuando quise detenerlo no fue posible. las primeras traían un tamal y un atole con una banderita del PRI. Entonces recordé al inefable Kaliman de Víctor Fox. En un intento desesperado intenté pensar en cosas sucias, pero entonces aparecían Sergio y Eduardo Andrade acompañados de lindas borreguitas. ¿Qué hacer Dios mío? Las cinco de la mañana. Las seis. Las siete. Algo terrible estaba sucediéndome. Por fin quedé dormido casi sin darme cuenta.

Esa mañana, tras un sueño intranquilo, desperté y entonces lo supe: El dinosaurio era yo. ¿Ahora que voy a hacer? Una nostalgia como de patas me inundó mientras me preguntaba una y otra vez ¿Qué me ha ocurrido? ¿Qué me ha ocurrido? ¿Qué me ha ocurrido? No estaba soñando. La habitación tenía su aspecto habitual, pero de pronto la sensación de que no hay culpables me hacia sentir culpable. Esa mañana perdí el tren por primera vez. Preferí visitar la pirámide de Insurgentes Norte. Y después rezarle a la virgen para aprender a salir de esta solo.

Los invito a que hagan click y conozc…

•24 noviembre 2014 • Dejar un comentario

Los invito a que hagan click y conozcan mi blog, un poquito actualizado.

Abrazo

Q

https://tancircunstancial.wordpress.com/2014/11/24/preambulo/